“Madera podrida con un clavo oxidado”, de José Luis Ordóñez

maderaSi eres un asesino profesional, un marido te paga por matar al amante de una mujer infiel y a quien matas en realidad es al marido, tienes derecho a sentirte engañado y a pensar que han mancillado tu ética de Killer. Tienes derecho a sentirte molesto con quienes te han utilizado y cuando un hombre con principios se enfada, no podrás quejarte de haber comenzado la guerra.

José Luis Ordóñez nos ofrece un billete para la máquina del tiempo y nos lleva a los Estados Unidos más negros, a la época dorada de Hollywood, al nacimiento de las grandes estrellas, de la mano de James McGinty, un killer que tiene razones para estar molesto. Madera podrida con un clavo oxidado es novela negra en estado casi 100% puro, pero con toques cinéfilos, aunque su asesino odie el cine, un arte que se dedica a copiar sus movimientos, su forma de vestir, su modo de vida…

Estamos en EEUU en los años 40, hay quienes pagan por cometer crímenes sin mancharse las propias manos, todo normal, como en cualquier época y cualquier lugar del mundo. Nuestro hombre tiene a su lado una mujer con luminiscencia infantil atrapada en el cuerpo de una adulta bella y sensual.

¿No habíamos quedado en que estamos ante una novela negra comme il faut? Además de todo ello, tenemos póker, alcohol, unos estudios cinematográficos donde las grandes mafias blanquearon el dinero del crimen organizado y desde donde los mayores corruptos del siglo nos explicaron cómo debíamos vivir y sentir. Errol Flynn aparece como referente, amado por las mujeres, y después como participante en timbas de póker, pero se ve envuelto en una empresa que, además de probar si el diablo de Tasmania está preparado para convertirse en un héroe del mundo real, podría inclinar el resultado de la guerra hacia un bando u otro. Sin embargo, más allá de la contienda bélica que parece en juego en plena Meca del Cine, lo que James McGinty no imagina es que está próximo a descubrir el secreto más terrible que se oculta bajo las colinas de Hollywood, algo tan siniestro y escabroso que ni siquiera él mismo hubiese podido imaginar.

Al acabar la lectura, recordamos que no es que el mundo sea complejo, o que esté lleno de basura, es que el mundo es una madera podrida con un clavo oxidado.

Sobre el autor

Licenciado en Filología, guionista y director de cortometrajes (Tarot, premio RTVA a la Creación Audiovisual), autor teatral (Perversidad en la 237, primer premio en el XV Certamen Literario de la US) y escritor (ganador del VII Premio Sexto Continente de Relato Negro, incluido en la antología Asesinatos profilácticos). Ha publicado el libro de relatos Manhattan por el retrovisor, la obra de teatro 237 y la novela de terror Lo macabro del amor.

Con Madera podrida con un clavo oxidado obtiene el accésit del II premio de Novela Negra Wilkie Collins.

En la actualidad combina la docencia con su actividad como escritor y director de cortometrajes y colabora como crítico de cine en Canal Sur Radio. Escribe en el Blog “Senderos de Ficción” http://joselordonez.blogspot.com

Madera podrida con un clavo oxidado
José Luis Ordóñez
M. A. R. Editor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s