Estocolmo para macarras

Fotograma de 'Dinero fácil', basado en la obra de Jens Lapidus

Lorenzo Silva | Madrid

A estas alturas, no vamos a pretender desacreditar el pujante y más que notable fenómeno literario que representa el auge del género negro en Escandinavia, y más en particular en Suecia. Como corresponde a países con un altísimo índice de lectura, la cantidad y la calidad de autores es digna de tenerse en cuenta, y el resultado, tan envidiable como esa masa de lectores de la que se nutre. Ya sé que muchos de mis compatriotas no tienen envidia alguna, con una selección campeona del Mundo y de Europa y una probable final española de la Champions en el horizonte, mientras los vikingos, con la bolita, no se comen una rosca. Les ruego que disculpen la anomalía que representamos los que preferimos leer. Ha de haber de todo.

Dicho lo anterior, hay dos observaciones que se le suscitan a quien se ha leído a un buen puñado de los muchos suecos que perpetran novelas de crímenes (de hecho, en Suecia resulta ahora mismo difícil perpetrar, con perspectivas de publicación, novelas de otro tipo, impresión recogida de diversos autores y editores en Estocolmo hace apenas dos meses). La primera observación es que, dentro de la alta calidad media, hay muchos autores que no invitan a leerse una segunda novela, porque lo que en la primera se halla es correcto, moderadamente interesante, sí, pero no rompe nada dentro del lector (requisito que, como ya insinuara Nabokov, ha de exigirle uno a un novelista para seguir prestándole atención). La segunda es que leyendo todos esos crímenes horripilantes, góticos, psicopáticos y macabros hasta el paroxismo que se cometen por decenas en pueblecillos de 2.000 habitantes (o en Estocolmo, tanto da), uno se pregunta: ¿todo esto se relaciona remotamente con la realidad sueca?

Sigue leyendo en El Mundo

 

2 thoughts on “Estocolmo para macarras

  1. Ya somos dos. De hecho, hace tiempo que me niego a leer nada que proceda de aquellas tierras salvo que venga acompañado de la recomendación muy personal de alguien en cuyo criterio confíe plenamente. Pelín de saturación sueca

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s