Entre la novela negra y el humor

En febrero de este año la Biblioteca Nacional de Perú denunció que había sido víctima del robo de más de novecientos libros de un gran valor histórico. En mayo nació el movimiento 15-M y en julio fue robado en Santiago de Compostela el Códice Calixtino, un libro del siglo XII de un valor incalculable. Para cuando todo esto ocurrió Fermín Goñi (Pamplona, 1954) ya había terminado su última novela y como si de una premonición se tratara estos tres ingredientes aparecían de alguna forma en él. Para más inri el primer capítulo se titula Un sueño y un presentimiento. Más relacionado últimamente con la novela histórica, Goñi se enfrenta ahora a una novela “de intriga y asesinatos” pero con muchas dosis de humor, en la que el protagonista es un “indignado sui generis” que preside el consejo de administración de una empresa que cotiza en la Bolsa de Madrid. El inventor de la piña colada, un arquitecto llamado Chorrete, Frumencio, Proterio y un policía mudo y en silla de ruedas son algunos de los personajes que aparecen en esta disparatada novela.

Jorge Giménez Bech, de la editorial Alberdania, le define como un gran pintor de retratos humanos.

Trabajo mucho los personajes. En esta ocasión me venía muy bien que fueran personas singulares que contaran historias tan singulares como la que le ocurre a Proterio con la licuación de los rabos de las cerezas, que al final parece que es un elixir afrodisiaco. Eso es llevar el humor al paroxismo, al absurdo.

Sigue leyendo en Diario de Navarra

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s