“Noir” cañí

Marga Nelken | Madrid

Negro es este Camarón, negro como unas ‘ñais’ sucias, negro ‘rachunó’, y más negra aún es la sombra espectral de la puta enfermedad que lo atenaza, arrinconándolo insaciable entre las ‘jojanas’ de otra luminosa negrura, la novela ‘Pistola y cuchillo’, escrita a navajazos repletos de sangre negra por un Montero Glez que anda de un tiempo para acá dando su mejor prosa. Lo que no es poco decir en un tipo que levanta sus historias con la voracidad propia de un feliz asesino que contemplase a su víctima, el lector, oculto entre pesadillas tan nocturnas como deslumbrantes.

Mordedor perro callejero de la prosa patria, desaparecidos en combate Umbral, Cela y Quiñones, tenemos en Glez al único juntaletras con estilo propio que hoy escribe a dentelladas en este país llamado España. Especimen en vías de extinción en esta refriega eterna entre el cómo y el qué se cuenta. Azote de nocilleros, narradores de relumbrón y funcionarios de la prosa fácil. Sé yo de naciones en las que a escritores así los pasean bajo palio subvencionados de por vida.

Sigue leyendo en El Mundo

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s