Un detective en faldas

Laura Fernández | Barcelona

Fin MacLeod está deprimido. Es un policía deprimido enterrado entre sus libros. Fin estudia por correo. Nunca fue a la universidad. Cuando era un chaval, era demasiado estúpido. Creía que perdía el tiempo estudiando. Como creía que perdía el tiempo viviendo en la claustrofóbica isla de Lewis, pequeño y rocoso paraíso de infernales condiciones climatológicas escocés. Por eso se fue. Pero ahora tiene que volver. La prisa lo convirtió en policía y hay un asesinato sin resolver en su viejo pueblo. ‘La isla de los cazadores de pájaros’ (Grijalbo), primera entrega de la trilogía Lewis, es la carta de presentación del sonriente Peter May en España.

Ataviado con una falda escocesa (“no es que la lleve habitualmente, pero sí en las ocasiones especiales”, admite), May dice que el bueno de Fin tiene mucho de sí mismo. “Yo también tuve una especie de novia en la escuela primaria. Fuimos novios durante siete años. Y en el baile de fin de curso no se me ocurrió otra cosa que invitar a otra chica. Ella me escribió una larga carta que es la misma carta que Marsaili le escribe a Fin”, cuenta. De hecho, May trató de encontrar a la chica, que se llamaba Jennifer, y descubrió que se había casado dos veces y había tenido dos hijos y que, para cuando la novela se publicó, llevaba ocho años muerta. “Fue un auténtico ‘shock’. Sólo quería decirle que me había inspirado uno de los personajes clave de la novela. Pero ya nunca lo haré”, asegura el escritor.

Sigue leyendo en El Mundo

 

 

 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s