“Los espías son tontos, vanidosos y vulgares. Yo lucho siempre por desmitificarlos”

OLGA CRAIG

En vísperas de la aparición en España de Un traidor como los nuestros (Plaza & Janés), la última novela de John le Carré, de la que hoy El Cultural ofrece el primer capítulo, el maestro de espías descubre, desde su casa de Penzance (Cornualles), los secretos del libro. También desvela sus fantasmas familiares, recuerda sus años en el MI5 y reconoce su aversión por Tony Blair. Sólo hay alguien a quien David Cornwell (1931), verdadero nombre de Le Carré, deteste más: Kim Philby, el mayor traidor de la historia de Inglaterra. Le ofrecieron conocerle y se negó.

Fue una simple cuestión de ética. “No hubiese podido estrechar su mano” -dice, estremecido- Estaba empapada de sangre. Sólo Dios sabe a cuántos agentes traicionó y qué terribles torturas sufrieron”.

David Cornwell, el hombre que se oculta tras el novelista John le Carré, es un hombre de honor. Pero, ¿y Le Carré, su alter ego? ¿no se sintió tentado por las posibilidades literarias del encuentro con el mayor agente doble de la historia? ¿Por la oportunidad de penetrar en la mente del traidor que colaboró con la Unión Soviética en los 60, y fue el líder del infame Círculo de Cambridge? “¡Noooo!”, niega contundente.

Sin embargo, y tras varios intentos por parte de Philby, que parecía creer que Le Carré podía estar interesado en escribir su biografía, la oportunidad de encontrarse surgió a finales de los 80, poco antes de la caída del Muro de Berlín y del colapso del comunismo. A Le Carré le habían prohibido durante años entrar en la URSS, desde que sus novelas se convirtieron en lectura obligatoria del KGB, pero Raisa Gorbachov intervino, el novelista logró un visado y pudo visitar Moscú.

Sigue leyendo en El Cultural

One thought on ““Los espías son tontos, vanidosos y vulgares. Yo lucho siempre por desmitificarlos”

  1. Simplemente que este libro , como todos los anteriores, desde “Llamada para el Muerto” pasará a formar parte de mi biblioteca.
    Creo que ha superado a Greene, Ambler y Maugham.Y sus temáticas ha sabido adaptarlas a los tiempos que corren; quizá ello pueda hacer que parezcan algunas ya pretéritas…pero ha sido el gran cronista de la Guerra Fría.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s