El tesoro de la biblioteca negrocriminal

Revisando su, a no dudar, extensa y selecta colección negro-criminal, el escritor-especialista-erudito negro-criminal nos trasladaba en fecha bien reciente un reto. Si alguien esta interesado en alguna parte de su biblioteca ya sabe, solo tiene que ofrecer un buen precio.

El lector policial que lo leyó quedó intrigado ante semejante oferta. ¿Qué tendrá el aficionado negro-criminal en su biblioteca? ¿Pagaría el lector policial el precio requerido? Realmente las preguntas a responder serían algunas más. ¿Permitiría la mujer del lector policial a este que entraran mas novelas en su casa?

El lector policial decide que es mejor pensar en otra cosa. Sus indagaciones le llevan por otros recorridos y encuentra una curiosa noticia.

El 8 de abril de 2010 se ha celebrado en Nueva York la primera subasta de una colección criminal. El catálogo subastado respondió al nombre de “The Otto Prenzler Collection of British of British Espionaje and Thriller Fiction” y fue subastado por la Galeria Swann.

Otto Penzler es un personaje famoso en el mundo de la literatura negro-criminal. Editor de novelas policiales y propietario de la mayor y mas antigua librería negro-criminal de Nueva York, la conocida The Mysterious Bookshop. Ante la imposibilidad de viajar a Nueva York el lector policial recorre su web para disfrutar de su extensísimo catalogo. La web Incluso dispone de una seccion donde Otto compra (al mejor precio del mercado) primeras ediciones de novelas policiales y, en general, de literatura negro-criminal.

Sin duda Otto disfruta con su pasión. Lleva 17 años publicando un magazine policial (The Armchair Detective). En 1977 gano un premio Edgar por su Encyclopedia of Mystery and Detection y en 1994 la Asociación de escritores policiales (Mystery Writers) de América le otorgó el premio Ellery Queen por su contribución a la literatura policial asi como el premio Raven en 2003.

Ha publicado tres antologías deliciosas de Pulp FictionThe Crimefigthers ( 2006) , The Villains (2007) y The Dames ( 2008)- y más de 50 antologías de novelas y relatos policiales, criminales y de misterio, alguna de ellas especialmente apreciada por el lector policial, como Uncertain Endings: The world’s greatest unsolved mystery stories(2007). La más importante de estas antologías es la que anualmente publica como The Best American Mystery Stories, acompañado de la colaboración de escritores policiales de la talla de Robert B. Parker, Sue Grafton, Ed Mc Bain, Donald Westlake,Tony Hillerman, Lawerence Block, James Ellroy, Thomas H. Cook o Michael Conelly entre otros.

Además de sus conocimientos sobre literatura criminal, policial y de misterio -“Penzler sabe mas sobre la novela criminal que lo que sabe la mayoria de la gente sobre cualquier cosa…”, según Robert B. Parker- su colección de novelas supera todo lo imaginable. La subasta de la parte de su colección dedicada al thriller y a la novela de espionaje , catalogo de primeras ediciones con el que podemos deleitarnos en www.swanngalleries.com, especialmente en su versión 3-D, nos permite hacernos una idea de lo que puede ser el resto de su colección. De hecho el lector policial sospecha que el bueno de Otto necesita deshacerse de esa parte de su colección para dedicarse en cuerpo y alma a la novela policial y criminal. Eric Ambler, Ian Fleming, Graham Greene, E. Phillipps Oppenheim serán a no más tardar sustituidos por nuevos tesoros literarios cuya posesion provoca al lector policial una entre sana y criminal envidia.

Sin duda la vertiente económica no es la más importante para el lector (la primera edición de Moonraker se subastó en 50.000 dolares y la de Motivo de Alarma de Eric Ambler en mas de 8.000). El lector policial está seguro de que el mayor tesoro que poseen tanto el propio Otto como su amigo el escritor-especialista erudito negro criminal o como la librera negro criminal o como él mismo es el placer de la lectura policial, de poder compartir experiencias, portadas de viejas ediciones, incluidas las que compraron en rastrillos playeros por un duro o las que les sorprendieron en librerias de viejo o el Rastrillo del Nuevo Futuro. Cada una fue un trofeo en si misma.Y cada una merece ver pasar meses y años en cada una de las bibliotecas negro criminales de sus dueños acompañadas de los volúmenes de los nuevos autores, normalmente en mejores ediciones y con el olor de la imprenta entre sus paginas. Entonces las viejas ediciones reverdecen, brillan con luz propia, y vuelven a ser buscadas por las manos criminales de sus dueños, y se sienten jóvenes una vez mas.

El placer de poder leer las historias de las viejas (siempre nuevas) novelas policiales y de poder recordarlas con los amigos policiales, ése es el verdadero tesoro. Y que lo sea por muchos años.

Por Juan Mari Barasorda

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s