Cuestión de fe, por Herminia Luque Ortiz

 

Por Herminia Luque Ortiz

 

Tarda mucho en haber un muerto en la nueva entrega de Brunetti (no aparece hasta la página ciento treinta y cinco). Hay, en primer lugar, una crítica al mundo del ocultismo. Esa crítica se desarrolla en un diálogo entre el comisario Brunetti y el ispettore Vianello; éste le cuenta el problema de su tía, que le está entregando importantes cantidades de dinero a un vidente, un tipo especializado en estafas varias. Como es habitual en las novelas de Donna Leon, a una trama secundaria (más cercana al personaje del comisario y su entorno) se le superpone la trama criminal propiamente dicha. Esta vez aparece asesinado un funcionario del Tribunal de Justicia, Araldo Fontana, hombre honesto al parecer. Pero, qué casualidad, antes le ha sido mostrada a Brunetti una documentación en la que aparecen retrasos y dilaciones incomprensibles en esa institución. Y la firma de nuestro probo hombre aparece allí, junto a la de la jueza de turno. Como siempre, en la bellísima Venecia, las cosas no son lo que parecen…Brunetti tendrá que emplearse a fondo en resolver este nuevo caso. Pues, como dice nuestro comisario, “nunca hay que creer lo que se dice de un muerto”.

 

Cuestión de fe
Donna Leon
Seix Barral

 


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s