Aliento a muerte, por Ricardo Bosque

 

Por Ricardo Bosque

 

Primero fue Trago amargo, novela que le valió el Premio Nacional “Una vuelta de tuerca” y que el autor aprovechó para introducir a su detective, Sunny Pascal -demasiado parecido al señor Marlowe para mi gusto, pero es lo que tiene rendir un homenaje, que a veces es difícil distinguirlo de la simple copia-, en el complicado rodaje de La noche de la iguana. Todo ello en capítulos regados con suculentos cócteles de los que el autor, F. G. Haghenbeck, parece saber bastante, que dan forma a una trepidante novela que hará las delicias de los cinéfilos irredentos.

Haghenbeck vuelve al ataque un año después con otra novela en la que repite esquema -cada capítulo se inicia con la exhaustiva descripción de una obra de arte que tiene que ver con lo que leeremos a continuación- pero no personaje ni época histórica ni siquiera estilo. Y liberado de la “obligación” de homenajear a nadie, nos permite leer una novela mucho más original, ilustrativa de una época y circunstancias históricas, con la guerra entre los imperialistas de Maximiliano y los republicanos de Benito Juárez y Porfirio Díaz como telón de fondo de una historia de venganza con un sorprendente final.

Se trata de Aliento a muerte, publicada en España por una editorial que siempre ha demostrado tener un gusto exquisito: Salto de Página.

Estupendas ambas. Radicalmente diferentes las dos.

 

Aliento a muerte
F. G. Haghenbeck
Salto de Página

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s